Tradicionalmente se marca el inicio de la inmunoterapia a partir del primer tratamiento con éxito de la conocida como “fiebre del heno” publicada por los autores ingleses Noon y Freeman en 1911 en el St.Mary´s Hospital de Londres.

El extracto que prepararon, estaba basado en unidad de peso del polen, que llamaron la “unidad Noon” que equivalía a la cantidad de sustancia activa, que se podía extraer a partir de un microgramo de polen fresco y describió su procedimiento como “inoculación profiláctica” que se plasmó en una publicación en Lancet titulada “La inoculación profiláctica contra la fiebre del heno”

Leonard Noon

Leonard Noon (1878-1913

Cronológicamente en 1913 Weil introduce término desensibilización y posteriormente en 1922 Cook hace referencia al concepto de la hiposensibilización que se mantienen hasta que en 1971 Norman y Lichtenstein definen la inmunoterapia específica. Desde 1988 la OMS, avala a la inmunoterapia, como único método capaz de modificar la historia natural de la enfermedad alérgica y prevenir nuevas sensibilizaciones.

2

St. Mary´s Hospital. Londres (Reino Unido)

En estos más de 100 años de historia se han producido diferentes hitos en la estandarización de los extractos y medición de la potencia, mejorando la eficacia en el tratamiento de la rinoconjuntivitis y asma bronquial alérgica por aeroalérgenos (ácaros, epitelios, pólenes y hongos) así como en el tratamiento de la alergia por veneno de heminópteros.

El desarrollo de diferentes pautas de administración desde la convencionales  hasta las pautas “rush” ha permitido adaptarnos mejor a la dinámica del paciente mejorando el cumplimiento.

Posteriormente la aparición de la vía sublingual de administración ha aportado nuevas opciones de tratamiento con la comodidad de la administración domiciliaria con gran éxito en la población pediátrica.