mecanismo de accionLa inmunoterapia alérgeno-específica se considera el único tratamiento capaz de inducir una respuesta de tolerancia frente al alérgeno desencadenante de la reacción alérgica.

El mecanismo intrínseco de acción de las vacuna antialérgicas es motivo de continuo estudio e investigación. En rasgos generales, la inmunoterapia produce cambios inmunológicos sobre la respuesta frente al alérgeno y en la producción de mediadores inflamatorios.

No se encuentra completamente desgranado el mecanismo de acción de la inmunoterapia, aunque existe un  conjunto de hallazgos que coinciden, en que la inmunoterapia eficaz, asocia una modificación en la función de los linfocitos T que corrige el disbalance de las actividades Th2/Th1 de manera que haya predominio de una respuesta Th1 antígeno específica frente a la Th2 que es la respuesta característica de la enfermedad alérgica.También se produce un incremento de la IgG específica (IgG1 y muy especialmente de la IgG4).

Al comienzo del tratamiento con inmunoterapia y durante semanas se produce un incremento tanto de los niveles de IgE específica como de la IgE total en sangre periférica, que posteriormente disminuye lentamente, en los siguientes meses hasta  los niveles previos basales e incluso menores que los reflejados antes del inicio de la inmunoterapia.

Estas circunstancias, consiguen una reducción significativa de los síntomas del paciente avalado por 75 estudios doble ciego controlados con placebo que han sido publicados entre  1980-2005, con eficacia demostrada a largo plazo y capacidad para frenar nuevas sensibilizaciones.

Actualmente los especialistas alergólogos realizamos una exhaustiva selección del paciente candidato a inmunoterapia y los estudios alergológicos necesarios, incluidos perfiles moleculares con la finalidad de mejorar la eficacia y seguridad de nuestros pacientes.

fig-2-mastocito

EFICACIA CLÍNICA DE LA INMUNOTERAPIA

  • Reducción de síntomas y del consumo de medicación.
  • Reducción de la respuesta alérgeno-específica
  • Mejora de la inmunidad innata
  • Prevención del desarrollo de nuevas sensibilizaciones
  • Modificaciones duraderas en el sistema inmune tras la suspensión de la inmunoterapia.