Históricamente la vía de administración de la inmunoterapia ha sido la subcutánea y aun hoy continua siendo en España la vía preferida de administración de dosis. En este apartado se ha avanzado en los tipos de pautas y calidad de los extractos.

Especialmente en la última década la vía sublingual de administración ha ganado seguidores entre prescriptores y pacientes y actualmente supone una buena alternativa para algunos pacientes.

Las vacunas orales han sido las últimas en llegar al mercado y es para quedarse. Constituyen una importante apuesta que viene avalada por estudios necesarios para haber sido registradas como medicamento.

Las vacunas antibacterianas han sufrido una renovación importante por parte de algunas compañías farmacéuticas pasando de los clásicos lisados bacterianos a usar bacterias enteras inactivadas con una capacidad inmunógena y eficacia mayor. Con indicaciones tan dispares en infecciones bacterianas recurrentes como las infecciones de orina hasta las faringoamigdalitis.